Noticias GAAT

Política Pública LGBTI Nacional (PPLGBTI) Desde las regiones



Desde la Fundación GAAT, hemos venido desarrollando encuentros virtuales de control y veeduría social sobre la PPLGBTI.


En estos encuentros han participado Activistas y Liderezas que luchan porque las políticas públicas no queden en letra muerta, que no se queden en la etapa de base, formulación o en el plan estratégico de acción, sino que se empiecen a ver en la calle si hay abuso policial, si hay discriminación en lugares públicos o si hay negación de trabajos por la orientación sexual e identidad de género.

Hay quienes expresan: las políticas públicas que se construyeron de manera diferente en cada territorio por lo cual difícilmente está vinculada a la política pública nacional.

Algunas regiones que han participado hasta el momento han sido: Medellín, Caldas, Armenia, Córdoba, Manizales, Pereira, Cartagena, Montería y El Caribe.

¿Tenemos política pública LGBTI? Si, pero hay quienes manifiestan que solo en el papel.

En ciudades como Pereira, Armenia, Córdoba o Montería no cuentan con política pública, en La Guajira o Sucre ya está la línea base de la misma, en ciudades como Manizales existe el decreto 0329 del 2018 pero con un plan de acción incompleto, en Cartagena hay política pública a nivel departamental, pero a nivel distrital se quedó en la etapa de formulación y en Medellín hay política pública desde el 2011 pero el plan estratégico se llevó a cabo en el 2018, son 7 años de inactividad.

La política pública existente es inoperante, se queda corta antes los escenarios reales que presenta cada territorio. Algunas son muy centralizadas y no tienen en cuenta las zonas rurales, otras se han realizado a partir del imaginario de los funcionarios, es decir, no se han tenido en cuenta los sectores sociales, a las personas realmente afectadas, no hay participación, no han tenido en cuenta problemas específicos presentando estandarización; por ejemplo, el conflicto armado. En general ni siquiera se contemplan temas básicos como vivienda, salud y educación.

La política pública actual está en papel olvidado, no hay cronogramas, no hay asignación de presupuesto, no hay planes de acción concretos y, por ende, las acciones llevadas a cabo son mínimas ante tantas problemáticas sociales, laborales y económicas que presentan los sectores sociales LGBTI. La ejecución de las políticas públicas depende de la voluntad e interés del político a cargo, porque el presupuesto es primordial para desarrollar investigaciones y generar planes estratégicos. Cabe mencionar que una de las personas invitadas a este espacio nos expone que “existen políticas públicas pensadas para la regulación en el comportamiento y accionar de las poblaciones beneficiarias, para tener personas “tranquilas”, sin cumplirse uno de los objetivos principales, brindar soluciones a problemáticas sociales.

¿Existen espacios para hablar sobre la política pública LGTBI?

Si han habido espacios, pero en la práctica han sido pocos y realmente no muy efectivos. Charlas sobre temáticas fuera de la política pública y donde se ejerce más la escucha que el habla. Algunas personas relacionadas con temas de los sectores sociales LGBTI han participado en mesas de política pública nacional en Bogotá, pero sus ideas quedan en el aire.

¿Por qué es importante y cómo les gustaría participar para impulsar la política pública nacional LGBTI?

La política pública nacional LGTBI es importante porque existe una deuda histórica con las personas LGBTI y es fundamental que se implemente de manera participativa y efectiva.

Impulsar la política pública por medio de la pedagogización, una política viva, que se alimente con el transcurrir del tiempo, articulando las políticas públicas regionales con la política nacional para que haya empatía del Estado con personas LGBTI, por medio de la transversalización de procesos. Manteniendo las marchas; la movilización para generar espacios, recursos y líneas de atención y, finalmente, por medio de la construcción de memoria.

Para concluir, reconocimiento ya hay y sabemos que si se gana visibilidad hay mayor riesgo de violencia, de hecho, desde las familias se evidencian diferentes tipos de violencia y depende si se vive en una familia en la zona rural o en una familia indígena donde no hay garantías de permanencia en el territorio, donde la discriminación es mayor, lugares donde se cohabita con varios actores de la guerra, lugares donde la homofobia y la transfobia es aun mayor, por ende la ejecución efectiva de las políticas públicas es totalmente necesaria..

Necesario mencionar la situación económica de personas LGBTI, condenadas a una economía de subsistencia, economía emprendedora o economía del rebusque. Relegados al sector informal.

Mencionó Tatiana de Córdoba “cuando está vestido y está bailando para que tú disfrutes es válido, es aceptada su existencia, pero si está realizando cualquier actividad cotidiana no”.

El panorama a nivel regional en cuanto a políticas públicas no es alentador, pero las voces se están uniendo, tomándose de la mano y llamando la atención del Estado en sus diferentes formas, para que la deuda histórica se empiece a saldar de manera eficaz y participativa. El camino es largo, pero cada vez hay más pies y manos ayudando para que los hechos de discriminación disminuyan y seamos reconocidos.


28 vistas
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon
  • White Instagram Icon

Tu apoyo hace la diferencia.

Fundación GAAT

Grupo de Acción y Apoyo a Personas con Experiencia de Vida Trans

Email: logistica@fundaciongaat.org

Teléfono: 300 445 5131

Dirección: Calle 57 # 10 - 24 Of. 403

Bogotá, Colombia.